jump to navigation

FOTOGRAFÍAME LA VIDA abril 28, 2009

Posted by lalapradamarela in Broken Heart, Good Bye's, Kidnapping, Last Times, love, meetings, other.
trackback

ojo

Para y por Juan Pablo, que es quien tiene el ojo perfecto para fotografiar mis noches… Pasarán los gatos, las gatas y los tiempos, Juan P, siempre nos encotraremos en este rincón de la habitación.


-Me gustaría fotografiarte fumando

-¿Cómo?

-Tienes estilo.

Me reí de medio lado pensando-que-bobo-eres-como-te-quiero-por-favor-quédate y me lo dijiste sin anestesia, como todo,  mientras yo prendía el octavo cigarrillo de la noche. ¡Mierda! cómo me conoces. Y yo como te amo.

Te veía en tu esquina que no era más que la misma mía pero que olía a tí… a ganya y a sueños, algo gris, a loción, a playa pasada, a lentes de cámara robada, a pedazos de Cartagena y uno que otro niño triste comiéndose un pan por ahí.

Pero te gusta y me gustas y yo sólo atino a esbozar una sonrisa medio anidada en mis labios, de esas medio amarillas-verdes-café-noche- cuando me hablas o me regalas las letras con las que me alimento diario, cuando no estás -que es siempre- cuando te cargo dentro, más siempre siempre siempre.

Nunca me he enamorado, gato.

-Yo tampoco.

Debe ser que por eso nos encontramos, no sé si nos enamoramos, odio esa acotación, pero estamos enfocados a estar dentro un poco más: Yo dentro de tí y tu de mi. Entre mis ojos y mis sueños, entre mis piernas, mi clítoris y los recuerdos. Yo estaré en tus letras y en las tardes de Bucaramanga, con eso me conformo, un vodka sí te pido, lo sabes. Te sé.

– Quién quita que te enamores de una nena por ahí. Mierda, seguro pasará-amo-tus-gafas

– ¿De una Amarilla o de tí?

-No sé, odio la dualidad entre ella y yo.

– De tí, que eres ella. De ella que eres toda tú.

Como me duele el alma gato -y no me duele tanto-, aún estás y yo te amo. Sin saber, te amo. Sin amarte aún, te amo. Fotografíame entonces en tus tardes de cigarrillo y cine, fotografíame con mi caja de calzones en la mano, con el pedazo de corazón asoleado por los años. Fotografíame en los ojos del niño solitario que se come el pan en una esquina del mundo olvidado, fotografíame en las tetas de otras gatas y en los corazones de otros dueños. Pero ámame en las letras de mis poemas, en las noches que paso pegada a ti, en los pedazos sueltos de mis cigarrillos rotos y de mis sueños rotos. Pero ámame así no me ames ahora… escúchame en las canciones de amor de la ruta del bus, en la llanta pichada de tu bicicleta. Ámame siempre aunque no esté nunca.

-Durmamos juntos, Amarilla. ¿Como te gusta?

-Encocada, gato.

-¡Miau! Me encanta la pared.

– A mi también, pero te la cedo.

Una babita, dos babitas. ¡Que vaina tan jodida!, una película o dos, un vodka o dos. Así o más gris, a veces muy Amarilla con mi vestido de puntos blancos y cascabeles gastados, a veces café y sin vestido, a veces azul como el mar, a veces desnuda y gastada, a veces flor, a veces luna. Un poco noche siempre. No te vayas. Fotografíame así con la sonrisa de medio lado, de esas medio amarillas-verdes-café-noche-

Anuncios

Comentarios»

1. Jesk - abril 28, 2009

es como si estuvieras pensando y sintiendo por mi, por eso gracias me ahorras la inspiración pero me robas las lagrimas.

2. sussie - abril 29, 2009

amarilla esta un mas contenta de lo normal

amarela - abril 29, 2009

Amarilla está un poco más normal que lo contenta, porque hasta mi felicidad es melancólica. Gracias por seguir pendiente.

3. amarela - abril 29, 2009

Cuenta conmigo y con esto Jesk, es un gusto. También eres una Amarela. Todas lo somos.

4. sussie - abril 29, 2009

porque no podemos ser todas rosadas? siempre esta esa bendita melancolia!

5. Uriel - junio 18, 2009

Velero sabor canela en forma de salero o cruzador de pieles lubricas en tiempo. Empuja un antiguo suspiro motor de olas, manto de piel, color deseo en camisa rasgada callejera… arena, rasgada arena luz de calle bien cruzada por el tiempo que te vas. Yendo; tenderse ahora a condimentar los mares, las lagunas, los jardines, los salones, las prendas, las caídas, las alzadas, los gemidos, los segundos “discretos” que aspiran en cadenas frías como espejo roto en la mejilla y un ancla en el pasado vértigo enfermo en el vértigo del pasado vértigo, vértigo, vértigo en son rastrillo sobre lluvia de siempre atento, nadie. En son sirena piel de sombra. En son viscosa malla del bauprés que enredando la caída, telaraña. Muerte de tritón, fiesta de ocaso perdido: un sol en su danza permanente: pimentando la espalda de su eclipse, y así estornudar canela cual rocío sobre el mar.

amarela - julio 10, 2009

Maravillosa!! Uriel. No tienes sitio? porque deberías.

Uriel - julio 11, 2009

Noup. no tengo sitio. Pero podría seguir escribiendo cosas cada que tu escribas algo, si quieres.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: