jump to navigation

Tiempos. agosto 6, 2012

Posted by lalapradamarela in Uncategorized.
add a comment

Tiempos… pronto vuelvo.

FOTOGRAFÍAME LA VIDA abril 28, 2009

Posted by lalapradamarela in Broken Heart, Good Bye's, Kidnapping, Last Times, love, meetings, other.
8 comments

ojo

Para y por Juan Pablo, que es quien tiene el ojo perfecto para fotografiar mis noches… Pasarán los gatos, las gatas y los tiempos, Juan P, siempre nos encotraremos en este rincón de la habitación.


-Me gustaría fotografiarte fumando

-¿Cómo?

-Tienes estilo.

Me reí de medio lado pensando-que-bobo-eres-como-te-quiero-por-favor-quédate y me lo dijiste sin anestesia, como todo,  mientras yo prendía el octavo cigarrillo de la noche. ¡Mierda! cómo me conoces. Y yo como te amo.

Te veía en tu esquina que no era más que la misma mía pero que olía a tí… a ganya y a sueños, algo gris, a loción, a playa pasada, a lentes de cámara robada, a pedazos de Cartagena y uno que otro niño triste comiéndose un pan por ahí.

Pero te gusta y me gustas y yo sólo atino a esbozar una sonrisa medio anidada en mis labios, de esas medio amarillas-verdes-café-noche- cuando me hablas o me regalas las letras con las que me alimento diario, cuando no estás -que es siempre- cuando te cargo dentro, más siempre siempre siempre.

-Nunca me he enamorado, gato.

-Yo tampoco.

Debe ser que por eso nos encontramos, no sé si nos enamoramos, odio esa acotación, pero estamos enfocados a estar dentro un poco más: Yo dentro de tí y tu de mi. Entre mis ojos y mis sueños, entre mis piernas, mi clítoris y los recuerdos. Yo estaré en tus letras y en las tardes de Bucaramanga, con eso me conformo, un vodka sí te pido, lo sabes. Te sé.

- Quién quita que te enamores de una nena por ahí. Mierda, seguro pasará-amo-tus-gafas

- ¿De una Amarilla o de tí?

-No sé, odio la dualidad entre ella y yo.

- De tí, que eres ella. De ella que eres toda tú.

Como me duele el alma gato -y no me duele tanto-, aún estás y yo te amo. Sin saber, te amo. Sin amarte aún, te amo. Fotografíame entonces en tus tardes de cigarrillo y cine, fotografíame con mi caja de calzones en la mano, con el pedazo de corazón asoleado por los años. Fotografíame en los ojos del niño solitario que se come el pan en una esquina del mundo olvidado, fotografíame en las tetas de otras gatas y en los corazones de otros dueños. Pero ámame en las letras de mis poemas, en las noches que paso pegada a ti, en los pedazos sueltos de mis cigarrillos rotos y de mis sueños rotos. Pero ámame así no me ames ahora… escúchame en las canciones de amor de la ruta del bus, en la llanta pichada de tu bicicleta. Ámame siempre aunque no esté nunca.

-Durmamos juntos, Amarilla. ¿Como te gusta?

-Encocada, gato.

-¡Miau! Me encanta la pared.

- A mi también, pero te la cedo.

Una babita, dos babitas. ¡Que vaina tan jodida!, una película o dos, un vodka o dos. Así o más gris, a veces muy Amarilla con mi vestido de puntos blancos y cascabeles gastados, a veces café y sin vestido, a veces azul como el mar, a veces desnuda y gastada, a veces flor, a veces luna. Un poco noche siempre. No te vayas. Fotografíame así con la sonrisa de medio lado, de esas medio amarillas-verdes-café-noche-

Melodía Inconclusa marzo 24, 2009

Posted by lalapradamarela in Broken Heart, Good Bye's, Last Times, love, relationships.
7 comments

Broken Princess

***

based on ‘Lala’ by Mr. Yuca.

Princesa rota de un viejo cuento de hadas…tienes las manos cansadas de escarbar la tierra buscando gusanos. Siempre los mismos, siempre lo mismo.

-Hey Lala, cierra la ventana, no la dejes de par en par, que cuando el sol vuelva a entrar talvez mañana ya no alcanzarás-

Te duelen las piernas, el clítoris, el alma. Te duelen las tetas y los recuerdos de tanto camino recorrido. No sabes si está vez te levantarás. En realidad sí lo sabes, solo que no quieres hacerlo. Entonces, se prenden las luces y estás en el escenario, con tu vestido de puntos amarillos, con los cascabeles rasgados y los zapatos sin zuela. Te duelen los pies, las tetas y los recuerdos. Y la gente empieza a obasionar de pie tu travesía y tu monumental fracaso, les gusta que estés en el piso, vuelta mierda, esa que siempre has sido.

-No, no hay prisa Lala, el mundo es un pueblo pequeño en donde todos te quieren aplastar, y si te dejas, mal, porque ahora mismo lo lamentarás-

Otra vez tuviste una noche maravillosa, otra vez te dijo que no se iba, otra vez te dejó en la puerta de la iglesia, pidiendo una limosna para seguir viviendo. ¿Cómo se sobrevive al amor? Que arma tan letal, tu criptonita, tu motivo para morir y después vivir… y después morir de nuevo. Ya no quieres comer tanta mierda, le dijiste, y le contaste tus por menores y por mayores, y el te miraba desde su lado de habitación y ascentía -Eso nunca va a pasar- y tu le dijiste, me lo han dicho mil veces. Y ahí estás  y él no… y te duelen las tetas y los recuerdos.

Llevas esa  foto en tu billetera, un chocolate con marsmellows, una mala película, la mejor compañía que al final no lo fue tanto. Una noche que se acabó en una velada absurda de orgasmos, llantos y gritos, y después un día gris, muy lluvioso, muy tú, sin él. Y entonces te ves -sin quererlo- en el espejo, y no puedes evitar contar las marcas de esos labios furtivos… también te cortó la cara, y las tetas, y los recuerdos. ¡Perro!.

Tomas tu maleta y partes de nuevo, dejas atrás el escenario, al que siempre vuelves con el corazón destrozado. Y volverás, como hoy, lo sabes.

-Hey Lala, cierra la ventana-

EL-LA Y EL MAGO febrero 23, 2009

Posted by lalapradamarela in Broken Heart, Good Bye's, Last Times, love, relationships, Sadness, Soulmates, thoughts.
add a comment

Fucking love

Fucking love

-Hola Amarilla, bonito color… dijo el mago al verla cruzar el umbral de la puerta, tintineando. Ella corrió, se arrodilló y puso la cabeza en su regazo, llorando, llorando a-mares, llorando el alma -que le quedaba más bien poca-. Entonces lo miró directo a los ojos, como hace siempre, de frente, de lleno y en su voz de niña-vagabunda-casi-manzana-casi-arcoiris-casi-color-casi-alguien, le pidió, le rogó, le gritó -Hey mago, quítame el corazón ¡mierda!, que duele. Arráncamelo de una tajada. Deja que se desangren por el hueco abierto en mi pecho, todas mis emociones, los fracasos -cuantos fracasos-, los miles de gatos. Quiero ser una piedra o una crispeta.

El mago, sonrió y con la voz de siempre, metida en la cueva del antes le reiteró que no podía, que habían seres, como ella, que debían sentirlo siempre todo y tanto, y ella siguió pataleando, llorando, disminuyéndose, rogando que la mataran -mátame Dios- y entonces nada pasó, ni el corazón, ni el mago, ni la pataleta, ni el tintinear del vestido existían, sólo el dolor que le causaba haberlo  tenido y que siempre pasara lo mismo, perderlo todo en dos o tres palabras, enloquecerse de lujuria, de amor, de ilusión, pensar que llegó, saber que se va. Ella no sirve para los corazones o para nada, dos o tres palabras ahogadas en el timbrar de un teléfono, un mi amor o un te quiero que se quedan pegados a la bocina de un gastado auricular y a su alma, después, algo que no se cristaliza, un corazón suicidado en la ventana de un motel barato. Cómo se odia, cómo se ama. Maldito receptáculo de sensaciones, siempre tanto ¡Mierda! siempre tanto. Maldita sea Amarilla, maldito sea el mago que le dijo en otro sueño, otro día-gris-quédate-conmigo -Cree y ella creyó porque sólo buscaba desesperadamente algo de magia, solo un poquito que le alumbrara el día y ahora nada sirve para pegar los pedacitos de ese corazón roto, de la confianza puesta en dos o tres días de amor. Maldita sea esa palabra, que amargo sabe en la boca.

Maldito amor, maldito mago. ¡Te desafío a una guerra a muerte!

CARTA DE TÍ febrero 13, 2009

Posted by lalapradamarela in love, meetings, relationships, Soulmates, thoughts.
Tags: , , , , ,
add a comment

-Esta si es la respuesta a lo que hace tanto me enviaste, perdón por la tardanza, sólo necesitaba que lo dijeras-

Esto sí es para Tí.

Hoy estoy sentada  en el borde de mi ventana emparamada por la lluvia -pensando si tirarme y volar un rato- pensando en Tí: en las calles atestadas de gente en nuestro primer encuentro, las puertas de la universidad que no parece universidad sino montaña, las luces de esta ciudad gris que albergó ese momento maravilloso… la salsa, entre tus pasos no-tan-torpes y mis dos vasos de vodka-que-no-era-vodka-sino-tequila. No sabes cuantas noches intenté que saliera esto, pero algo no me dejaba -esa falta de Tí, talvez, que se me cuela por los poros y los pensamientos, por los labios y la piel- y te quise entonces y te quiero ahora, cuando me dices que me quieres desde un pedazo de mundo azul que no quiero que quiera desaparecer. Y sí, Tí, quiero.

Y entonces tiras debajo de mi alma una carta, que viaja desde la pared multicolor de tus ojos a mi puerta y toca:

-Toc toc… ¿ Está Amarilla?

-Si, si está.

-Necesito dejarle algo, es una carta de Tí.

-¿De quién?

-De Tí.

-¿De mí? ¡Imposible!

-No es de Mí, es de Tí. Nada es imposible, deberías saberlo.  Abre la puerta, Amarilla.

Y entonces abro la puerta y encuentro un sobre blanquito, blanquito arrugado en las puntas y pienso: Mierda, este Tí si que es insípido, y entonces me acerco el sobre a la nariz -cansada de oler- y algo se apodera de ese encuentro. Y te reconozco entre los tipos del papel, y las letras, entre los recortes, las fotos -que no tenemos- las palabras ocacionales, las galletas no entregadas. Y recuerdo los paseos en la tarde, el afán para llegar a los salones, cumplir una hora que no existía, así es el tiempo, esclavizante, como tú, Tí, como tú…

-¿Qué hora tienes?

-No tengo, Amarilla.

-Igual debo irme, llegué tarde. Dile a tu amigo que me llame para el reportaje.

Furtivos. Eramos furtivos. Yo porque no te entendía, y tú porque no sacaste tiempo para dejarme algo de Tí. Y no me dejaste nada y me lo dejaste todo, porque después de muchas lunas aún te pienso antes de acostarme y trato de encontrar la mejor forma de responderte la carta y recuerdo que me ubicaste después del tiempo y me dijiste: esto es de Tí, lo dejaste escondido dentro de mi chaqueta, la útima vez que nos vimos, ¿recuerdas? y yo dije, si, tanto tiempo, tengo canas-tengo-ganas-baila-conmigo-otra-vez-quiéreme-otro-rato-escríbeme-quiéreme-quiéreme-quiéreme. Sacamos un cigarrillo, de eso te acuerdas bien y me estiraste lo que estaba oculto en tu mano izquierda y era la carta. La carta de Tí.

Por cierto. Sí, Tí, voy a verte.

Walk Away enero 26, 2009

Posted by lalapradamarela in Broken Heart, Good Bye's, Last Times, love, relationships, Sadness, Sex, thoughts.
Tags: , , , , , , , , , , , , , ,
add a comment

Te vi por el espacio de mi puerta entreabierta mientras te marchabas. Pateaste mi corazón al salir, pensé que no te habías dado cuenta, pero cuando te devolviste a pisarlo me di cuenta que sí. No detuviste el paso, no volteaste a mirarme.  ¿Y que verías? Más que mi coraza envuelta en llamas, que más que esta amarilla marchita, pegada al piso del rincón más ínfimo de la habitación.

Era curioso, después de tanto tiempo y tanto camino ibas del brazo de otra, de esa que no era ni gata ni alma, que no era ni siquiera mitad, ni luna, ni noche, ni llanto, ni voz, ni manos-que-tocan-guitarra, que no te lo daba todo, que no era nada. No me explicaste y yo, entre humos y cigarrillos tampoco pregunté.

Me sabe a mierda la cerveza de ese día, las flores, el bolso, las llamadas que nunca llegaron, las mentiras, gato, las mentiras. Igual te fuiste y yo me derrumbé, como siempre, viendo llover por la ventana, dibujándome en cada gota, en cada paso, en cada sombrilla de la calle. Las luces empezaron a volverse negras y la ciudad lloró  mi nombre como si hubiera muerto, y había muerto, tú me mataste, miau.

wokagüey, gato nauseabundo, wokagüey. Walk Away de mi vida sin tanto preámbulo, walk away como el día primero en que me dijiste que me amarías toda la vida y al final te fuiste y me dejaste sin amor y sin mí. Y no te odié ese día y no te odio hoy aunque quiera. ¡Y si que quiero gato moribundo!

Te patearía si pudiera… No soy tan digna como para levantarme, sacudirme y pretender que nada pasó, por que sí pasó y ahora no encuentro mi corazón aplastado en el piso, ni las fotos, ni las caminadas, las visitas a media noche, las lunas que nos pasaron hablando de vos y de voz. ¿Dónde está? lo dejaste apachurrado acá a mi lado hace un momento y ahora no lo encuentro. AL perderte, lo perdí y me perdí con él.

No te voy a perdir que me devuelvas nada, ni te voty a reclamar, pero estarás presente en mis noches de trago, mientras Diomedez Díaz canta alguna canción que no entienda -y odie. pero me salga. Un vallenato arrastrado para nuestra relación lascerada. No te odio, pero amaría poder hacerlo. Wokagüey, Walk Away, No tears for me today.

¡Salud!

Un solecito, dos solecitos… enero 15, 2009

Posted by lalapradamarela in love, meetings, relationships, Sex, Soulmates, thoughts, Uncategorized.
Tags: , , , , , , , ,
6 comments

sombras_manos_corpo

- Esta no es la respuesta que estás esperando, aún no llega. Recuerda, a media noche en tu bandeja de entrada y aquí-

¿Cómo llegaste?

- Medio Enamorada, medio en media-noche.

Había caminado un largo trecho de tu corazón a mi casa. El día no había empezado tan bien como esperaba- tú mismo me lo dijiste cuando estábamos compartiendo esa cerveza- pero había terminado mejor de lo que pensé.

No lograba evitar esbozar una sonrisa azul, al pensar en el contacto de mi alma con tu respiración, en las palabras fugadas de tu reservada boca, en esas miradas que sin querer me gritaban que había algo por decirnos, aunque no lo dijiste y yo tampoco lo pregunté, cerraba los ojos para recordar el roce de tu piel con las yemas de mis dedos, la cadencia intelectual de tus labios al susurrar canciones y tuve que contener la ráfaga con todas mis fuerzas para no gritar en plena calle, que te quería, que estaba bien. ¿Cuánto es dos por dos? – Silencio-

Así sonaban tus palabras, esas que no querías revelarme y yo no quise preguntarte tampoco. No te vas a enamorar y eso le da un vuelco a la historia que iba a contar. Pues bien, retomemos…

Estaba caminando desde tu corazón -de piedra- hasta mi casa, soñando que algún día pudieras verme y sentirlo sin tantas cadenas. No sé si eso suceda, aprenderás a quererme o moriré en el intento. No por mucho que repitas que no te estás enamorando, te convenceras de eso. Y aquí estoy, diciéndote que eres mi solecito, que no tengo miedo de soltarme, que si caigo en el suelo estaré igual que ahora pero que definitivamente prefiero caer en tí… así sea una posibilidad en un millón.

El hombre que me amó noviembre 21, 2008

Posted by lalapradamarela in Uncategorized.
3 comments

No es tan tarde, pero a mi se me ha hecho eterno este tiempo sin vos. Y aún así,  Y te volcás sobre mi sombra en una danza de poder y me preguntás que ¿Por qué tan tarde?

Pues no lo sé, Orlando, no lo sé. No sé que decirte cuando suspirás al oírme y yo quisiera reventar de amor por vos, no sé porque tarde más de un año en entender que debía decirte que te amaba aunque en otros tiempos y en otros gatos traté de convencerte que estabas perdiendo el tiempo y te fuiste con el corazón arrugado, con ganas de tirarte por el balcón como en una canción de adiós- I’m not saying goodbye, I’m not saying goodbye.

Igual aquí estoy, sin alma y sin vos, una vez más, esta vez por tu desición. No logro entender de que te enamoraste pero si recuerdo que amaba que tituraras tus poemas con mi nombre y bajo mi luz. -Sos la mujer que más he amado en la vida, dijiste. Y recuerdo haber pensado que te faltaba decir que la que más daño te hacía hecho… Si yo te amaba, mierda Orlando, si yo te amaba. Aún te amo.

Que mierda caminar por las calles de esta ciudad histèérica y estúpida, estas calles que con su maullar gris me recuerdan que se acaba de acabar lo que yo acabé hace un año o algo más. Así s el amor, por eso es que lo odio. Y siempre llego tarde, soy retardada para el amor. Me llegan los impulsos sentimentales varios años y varias gatas después. Cuando ya tienes a alguien y yo me estoy dando contra las paredes por no poder despertar otro día a tu lado, amándote, como la Última vez.

Creo que este post no tiene mucho sentido, tampoco lo tenían nuestras tardes de hamaca, de cigarros. Mucho menos lo tenía el encendedor que con tanto trabajo te me llevaste. Te me llevaste eso y la vida. Pero de lo segundo no te diste cuenta. Y ahora me queda un grito ahogado, un paquete de cigarros, una tos que no me abandona, un cuchillo, un perro y una flor y un montón de poemas escritos para mí.

Pero bueno, tienes el título, eres quien más me amado, y probablemente nadie lo hará como vos, con esa melancolía absurda de los años perdidos, la voz profunda, los miles de papeles, los cigarros, las lágrimas, la agonia, el placer. La ironía de perdernos entre un mundo de gente.

Vos me enseñaste a reconocerme entre las multitdes, cuando me viste y yo no te recordé, cuando trajiste el paquete de cigarrilos y los jugos, cuando me escribiste un poema, el primero justo después de que te dije alguna palabra mal habida respecto a lo interesante que sería la siguiente reunión en Armenia, en fin todo eso que hizo de esto lo que es.

Hoy la que empaca soy yo. A lo mejor hacia tí. A lo mejor no -es más probable lo segundo-, Fuiste el hombre que me amó. Y yo, yo te amaré siempre.

*Se lee que te extraño* noviembre 13, 2008

Posted by lalapradamarela in meetings, relationships, Soulmates, thoughts.
add a comment

Sabrás que es para tí.

Se lee que te extraño.

No es más.

:::Lonely::: octubre 6, 2008

Posted by lalapradamarela in Uncategorized.
4 comments

Ya nadie lo lee y a nadie le importa -Y ese nadie, soy yo-

Estoy sola, es definitivo, y lo sé porque entre el montón de gente de mi alrededor no tengo ni un sólo prospecto ‘con quien prefería pelear que hacer el amor con alguien más’, y porque necesito un abrazo, y estoy viendo películas rosas abrazada con mi perro de felpa.

Y mi estúpida niña interior se pregunta si alguna vez habrá alguien que corra media ciudad a pie por verme, que deje tirados sus tiquetes de avión por acompañarme a una fiesta, si habrá alguien que me mire en mi peor día y diga: -bueno, yo estoy aunque seas no tan buena compañía el día de hoy. Si alguna vez estaré sentada frente a mi amigos diciendo con plena certeza, ‘este es al que amo’ y el me mire y pueda decir lo mismo.

Y a veces Amarillita siente que no. Que este es su destino, sentarse a escribir en vez de estar abrazando a alguien, ponerse a llorar patéticamente mientras otros dos se besan en la pantalla del tv y otros tantos lo hacen en la vida real. Este no es ni siquiera un post, soy yo ¿Y que? El pedazo de mierda que osaste desechar, la puta de barrio que aunque quiere, no se puede limpiar. Yo.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.